April 15, 2016

ESCUELA: UGH, EL PRIMER MES + RANDOM.

No había encontrado la oportunidad de escribir acá, este primer mes de clases me ha consumido la vida, a pesar de que solo voy los sábados, creo que volver a estudiar después de años me estresa un poquito :/.

El doce de este mes se cumplió mi primer mes de clases, hasta ahora, como resumen, puedo decir que me ha ido bien, mis clases han sido super light y los maestros buena onda, obviamente porque es el primer mes, o sea van empezando. Estoy super oxidada pero de alguna manera me alienta el estar -por fin, pues antes había estudiado Gastronomía- lo que me gusta. Debo confesar que algunas veces me da "miedo" emocionarme con la carrera, ya saben, como decir "yo se que todo me va a salir bien", pero de verdad que estoy trabajando super fuerte para sacarla adelante, estoy tratando de aprender a organizar mi semana para que me de tiempo de hacer las tareas y sobre todo, trato de manejar una actitud bien positiva en lo referente a la escuela, la verdad es que hasta ahora no me hecho de amigos, pero me llevo bien con mis compañeros, a pesar de que la mayoría son más grandes que yo, son amables y fáciles de tratar, menciono esto, porque siempre he considerado que las relaciones, o los "lazos" de compañerismo que se crean en el salón de clases son super importantes para la experiencia universitaria (no se como explicarlo, sorry), pues personalmente, saber que me voy a encontrar con gente agradable al llegar a la uni, me alienta a no faltar (que bueno, a veces me da una pereza terrible levantarme temprano) y a tener una mejor actitud en el salón (lo que decía de la actitud positiva).

Puede que se lea medio tonto, pero una de las cosas que más me gustan de ir a la escuela son los útiles, soy una obsesionada de comprar cositas bonitas, lápices, lapiceros, libretas, carpetas y hasta la mochila, siempre me gusta como, plasmar mi personalidad, mis gustos y eso en mis cosas, ya sea haciendo algún collage para decorar mi carpeta, utilizando posters como separador de materias o llenando de pines y patches mi mochila. No sé, a veces lo hago inconscientemente porque traigo esta costumbre desde que estaba en secundaria.
...
Punto y a parte. No se si nunca lo comenté por acá, pero desde noviembre del año pasado y hasta éste abril, había estado sin celular. Un dia dejó de servir y desde entonces la vida se me fue en "ya tengo que comprar uno", "ya en la quincena voy a buscar uno", estuve sin celular cinco larguísimos meses y aunque en un principio me resulto muy, pero muy difícil llevar mi dia a dia estando "incomunicada" (porque, además, no tenia mi laptop conmigo), terminé acostumbrándome. Ahora que ya compré uno (y la laptop regresó a mi), ya no siento la necesidad que sentía antes de estar pegada a una pantalla todo el día. Y miren, me gusta.
-----------